Innovación, Tendencias y Falta de Inspiración

En el anuncio hecho el 12 de Septiembre del 2017 sobre el iPhone X, Apple dejó muy claro su mensaje: “Más pantalla, menos teléfono”; se minimizaron casi por completo los bordes y creó la pestaña, “notch” o ceja, que dividió tanto a los consumidores como a su barra de notificaciones.

Como suele suceder con Apple, la horda de seguidores que viven en el ecosistema iOS salieron en manada y compraron el nuevo dispositivo, que si bien no es nada económico (si su precio fue justificado o no, es otro tema), otorgó al dispositivo el título de “El Smartphone más vendido del 2018”, con 16 millones de unidades en los bolsillos de los usuarios y más de 100 millardos de dólares en los bolsillos de la compañía durante el primer cuarto del año.

Con estos números no es extraño que viniese una oleada de copias, imitaciones y un sinfín de variaciones de sus características tan particulares. Tomemos la conexión de audio por ejemplo, Apple no fue el primero en hacerlo con el iPhone 7, ese título es para Motorola con el “Moto Z” y el “Moto Z Force Droid” a principios del 2016, aunque la atención se la llevó Apple. Si bien los consumidores se quejaron de que lo quitaran, se acostumbraron; comenzando, el resto de las marcas, a eliminar el puerto de audio analógico para “recuperar espacio” en el teléfono y no quedarse atrás en la tendencia.

Al día de hoy la tecnología inalámbrica aún no está a la altura de un viejo y confiable puerto de 3.5 mm, y hay que hacer énfasis cuando un teléfono sí lo mantiene ㅡlo cual personalmente aplaudoㅡ, ya que no todos contamos con la disposición o el dinero necesario para hacer el cambio a inalámbrico, ni con la terquedad de andar cargando aún más adaptadores que nos permitan poder usar audífonos para solo perderlos en unos meses y tener que comprar unos nuevos de a 200 pesos. Ya sé, quizás 200 pesos no suena a tanto pero si tomamos en cuenta que hay audífonos bastante decentes a ese precio, como los “Panasonic ErgoFit RP-HJE120-K” (sin ánimos de hacer publicidad, solo son los hechos), de repente entendemos por qué Apple es la compañía más grande actualmente; en todo hay negocio.

Pero divago, el presente artículo habla sobre los bordes y la uniceja que, como algunos temíamos y sabíamos que sucedería, fue tomando las riendas de la tendencia en lo que va del 2018. De nuevo el primero no fue Apple sino Essential con el “Essential Phone” lanzado en agosto del 2017, pero es Apple quien siempre se impone como el innovador.

(Fuente de imagen: technobuffalo)

 

LG, OnePlus, HTC, hasta Google cayó en esta trampa de la uniceja en la nueva interacción del “Pixel” como pudimos ver en las imágenes que surgieron a la luz durante el fin de semana; todo es para mantener las bocinas estéreo que tanta falta le hacen a la industria (o esperemos que sea por eso), y ya las cejas en los teléfonos son suficientemente comunes para que la pequeña burla de Samsung sea más que merecida.

(Fuente de imagen: androidauthority)

 

La uniceja demuestra un tope en el camino, el compromiso que hacen las marcas en la búsqueda de pantallas más grandes en teléfonos más pequeños y en el compromiso de “Sí podríamos… pero es muy complejo”. Ya lo demostró Xiaomi con el “Mi Mix” y el “Mi Mix 2” utilizando un altavoz piezoeléctrico (el vidrio de la pantalla y la carcasa del teléfono vibran y crean el sonido que escuchamos al poner la orejaㅡ ¿cool, verdad?) o el “Vivo NEX S” que pone el captador de huella detrás de la misma pantalla para ganar más espacio y utiliza el mismo acercamiento que Oppo y su “Find X” con su cámara frontal, un sistema mecánico que despliega las cámaras cuando se necesita, todo con la finalidad de empujar a la industria a esforzarse más. Oppo fue el primero en tener una pantalla 1080p y está acostumbrado a arriesgarse con sus diseños más innovadores o desquiciados, depende de a quién le preguntes.

 

(Fuente de imagen: wccftech)

 

Definitivamente es un buen momento para la innovación, ya que Apple se acaba de convertir en la primera empresa en valer un trillón de dólares; así es, es un 1 seguido de 12 ceros: 1.000.000.000.000. Pero realmente no hay una respuesta completa, y poco a poco nos vamos acercando, al final del día ¿es una pantalla sin bordes lo que necesitamos? o ¿sólo es una competencia entre compañías y nuestro dinero es el juez?

 

Luis Pacheco

Head of Development